Generación del 27

Los poetas que entran dentro de esta generación tuvieron un contacto estrecho. Entre otros actos comunes, destacan los organizados para conmemorar el tercer centenario de la muerte de Góngora en 1927, fecha que les da nombre. También fue un decisivo lugar de encuentro la Residencia de Estudiantes, de la Institución Libre de Enseñanza, con sus conferencias, exposiciones, tertulias… Además los componentes de dicha generación literaria participaban en las mismas revistas, como por ejemplo Revista de Occidente y La Gaceta Literaria.

Sin embargo, la amistad que los unía no pudo evitar que la guerra les separara.

Su estética es una paradoja e la que entran a un tiempo tradición y renovación. Sentían una gran admiración por los poetas medievales y clásicos. También se dejaron influir por Bécquer y por los autores modernistas, y finalmente recibieron la influencia de las vanguardias. En sus obras convive lo español y lo universal, la pureza novecentista (conceptos, forma) y lo humanizado (emociones, contenido), lo culto y lo popular, lo minoritario y lo que llega a todos…

Podemos señalar tres etapas:

Hasta 1927 aproximadamente. Primeros poemas, con huellas modernistas y becquerianas. Domina el ideal de una poesía “pura”, es decir, más atenta al trabajo de la forma que a la expresión de lo humano. Se combinan formas de tipo popular con influencias vanguardistas.

De 1927 a la guerra civil. La humanización de la poesía será cada vez mayor, coincide con la irrupción del Surrealismo. Junto a la expresión de angustias personales , pronto aparecerá también el tema de la protesta social.

Después de la guerra.  Lorca ha muerto. Varios de los miembros del grupo viven en el exilio. En España, la poesía deriva hacia un humanismo angustiado. En el exilio, dominan la protesta y la nostalgia de la patria.

Destacan:
Rafael Alberti,
Jorge Guillén,
Pedro Salinas,
Dámaso Alonso,
Gerardo Diego,
Vicente Aleixandre y
Luis Cernuda.

Miguel Hernández, aunque por edad pertenece a la generación siguiente, está considerado como el “hermano menor” de la generación del 27, ya que su estética se acerca a este grupo.